La matanza de Atocha no pudo frenar la llegada de la democracia