El sur de España, la otra puerta de la droga