Se encuentra usted aquí

UNA VERDAD INCÓMODA

Viernes 22 de Agosto, 2008
El último premio Nobel de la Paz revolucionó hace dos años al mundo entero con su documental Una verdad incómoda, en el cual alertaba de los riesgos a los que se enfrentaba el planeta si la humanidad no cesaba en sus agresiones a la naturaleza. Para Al Gore –y para cualquier persona con un mínimo de información– no había duda de que la acción del ser humano es decisiva para que se produzca el cambio climático al que estamos asistiendo. Pues bien, el título de su trabajo se ha convertido en una expresión de uso común a la hora de hacer referencia a aquellos hechos y situaciones que por diferentes razones prefieren ignorarse. Por ejemplo, y siguiendo con la temática del documental, es necesario recordar que se trata de una verdad incómoda el hecho de que España es uno de los países que más incumple el protocolo de Kioto, pese a que nuestras autoridades políticas no hacen más que exigir a los países más poderosos que cumplan los requisitos que establece dicho protocolo. La realidad, en este caso, es una verdad incómoda. Nosotros, en las páginas de la revista ofrecemos varias este mes. Por ejemplo, exponemos todos los datos sobre el bombardeo de Gernika hace setenta años. Es un episodio negro en nuestra Historia. Una verdad incómoda a todas luces. Y es que se trató –y lo desconocen muchas personas– del primer bombardeo sobre población civil que se recuerda. Murieron 300 personas. De haberse producido un ataque aéreo similar en Londres, la cifra de víctimas alcanzaría el medio millón de personas. Además, dos de cada tres construcciones quedaron devastadas. En definitiva, en relación a su geografía y demografía fue la operación bélica más brutal hasta que las bombas atómicas cayeron sobre Hiroshima y Nagasaki. Pero no es la única verdad incómoda a la que hacemos alusión en este número. Otra no menos llamativa –y muy, muy desconocida– es la que hace referencia a que en España existieron esclavos negros desde hace 500 años. Seguramente, muchos de vosotros creíais que tal brutalidad era cosa de otras latitudes, pero por desgracia no es así. Es otra verdad bien incómoda. Aunque, por lo menos, podemos afirmar que España fue uno de los primeros países del mundo en abolir la esclavitud. Por cierto, en el presente número usted descubrirá que la palabra ahorrar significó durante mucho tiempo liberar a un esclavo. Y es que el lenguaje, muchas veces, nos ofrece claves muy interesantes sobre la historia. A este propósito, les ofrecemos el significado de algunos insultos. Ahí descubrirá el lector cómo tales expresiones tienen mucho que ver con la Historia. Les recomiendo este texto, así como el resto de los que ofrecemos, empezando por las andanzas de Jaime I y acabando por el informe sobre la historia de los serenos, sobre quienes muchos recuerdan su presencia en las calles pero sobre los cuales se desconocen muchos aspectos de su trayectoria histórica.

Bruno Cardeñosa
Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario