Se encuentra usted aquí

IBERIA, PARAÍSO MÍTICO DEL MUNDO ANTIGUO

Jueves 31 de Mayo, 2018
La llegada de los colonizadores fenicios y griegos marcó el devenir histórico de la Península Ibérica a lo largo del primer milenio antes de Cristo. Ambas culturas llegaron atraídas por las riquezas de nuestros territorios, pero su presencia en la Iberia protohistórica también estuvo marcada por su percepción de que estas eran tierras de leyenda, donde lo sobrenatural y lo fantástico formaban parte de lo cotidiano. Por: Javier García Blanco

“Platón ha descrito la capital de la Atlántida y su comarca con arreglo a Tartessos, y al mismo tiempo ha proporcionado una imagen poética de la rica y próspera Tartessos, situada en la desembocadura del Guadalquivir”. Quien así se expresaba, hace ya más de 60 años, era el célebre erudito e hispanista alemán Adolf Schulten. El especialista germano pasó buena parte de su vida obsesionado con Tartessos y su posible localización –esperando que la suerte le sonriera como a Schliemann con Troya–, e incluso llegó a excavar en el Coto de Doñana, descubriendo unas ruinas romanas que identificó, hasta su muerte, con sillares reutilizados procedentes de la escurridiza capital del reino del sudoeste peninsular.
Hoy, décadas después de aquellos trabajos, Doñana, Tartessos y el siempre fascinante mito de la Atlántida vuelven a estar de actualidad después de que, en el verano de 2009, se anunciara el comienzo de unas prospecciones preliminares en las Marismas de Hinojos en busca de posibles restos arqueológicos. El equipo de trabajo, coordinado por Sebastián Celestino Péres, investigador del CSIC en el Instituto de Arqueología de Mérida, y el investigador Juan José Villarías, buscaban contrastar la existencia de unas figuras detectadas en fotografías vía satélite. En el año 2004, el ingeniero Rainer Kühne, de la Universidad de Wuppertal (Alemania), publicó un insólito trabajo en la revista académica Antiquity, en el que planteaba su hipótesis de la ubicación del mítico continente de Platón en el Coto de Doñana. Con anterioridad, otros autores, como el citado Schulten o George Bonsor, habían señalado el lugar como posible localización de la capital de Tartessos, pero Kühne señalaba ahora nada menos que a la Atlántida, y “respaldaba” su hipótesis con las mencionadas imágenes vía satélite de la zona, tomadas en 1996, y en las que se apreciaban supuestas estructuras artificiales de forma rectangular y circular.
Algunos medios españoles, como el diario Huelva Información, no tardaron en anunciar que “el CSIC había comenzado la búsqueda de la Atlántida en Doñana”. La realidad, sin embargo, es mucho menos fantástica. Tal y como explicó Sebastián Celestino Pérez a esta revista, la única intención del equipo del CSIC pasaba por “comprobar si en esa zona de la Marisma pudo haber asentamientos humanos y en qué épocas”. Tales estudios no significaban, en ningún caso, que se estuviera buscando la ciudad de Tartessos, y mucho menos la Atlántida, algo “que no deja ser una fantasía o una quimera en el imaginario popular”, según nos aclaró el propio Celestino Pérez, mostrando su rotundo malestar por el tratamiento sensacionalista que se había dado a la noticia. En este sentido, los detallados estudios realizados hasta la fecha en el lugar únicamente han detectado restos cerámicos de época calcolítica, pero nada que pueda datarse en tiempos de Tartessos.
Pese al inadecuado tratamiento sensacionalista de parte de la prensa, y aunque la idea de la Atlántida no sea más que una fantasía, las fuentes de la Antigüedad evidencian un hecho incuestionable: para fenicios y griegos (y especialmente para estos últimos), pueblos que establecieron sus colonias comerciales en la Península Ibérica durante buena parte del primer milenio antes de Cristo, nuestra “piel de toro” y los territorios adyacentes se convirtieron en un enclave mítico, una especie de El Dorado de la Antigüedad, en el que, en ciertos momentos, ubicaron algunos de sus episodios mitológicos y legendarios más importantes. Aquel lejano Occidente, fin del mundo conocido en aquel entonces, donde se ponía el Sol en las lejanas aguas del Atlántico, se convirtió desde fechas tempranas en un paraje poblado de monstruos y criaturas fantásticas, pero que también albergaba fabulosos tesoros que aguardaban como recompensa a los valientes que se atrevieran a penetrar en sus dominios. Una percepción similar a la que, muchos siglos después, se formaría en la Vieja Europa respecto a los lejanos territorios de Asia descritos por Marco Polo o a los peligrosos e ignotos lugares apenas atisbados tras el descubrimiento del Nuevo Mundo.

Otros artículos de:

Comentarios

Me encanta la revistaaaaaaaaaaaaaaaaaaa genial mi grata enhorabuenaaaa!!!!!!!!!!!!!

¡Hola!
Encuentro el artículo muy interesante, pero en el artículo son información errónea a la conexión entre Kuehne y yo. Estos errores ya han sido publicados en EL PAIS (6 de mayo de 2007, 03 de enero 2010) y huelvainformacion (26. de abril 2009, 30 de agosto de 2009):
No somos un equipo. Nuestras teorías son muy diferentes. Kuehne se describe la Atlántida como un mito. Tartessos dice que ha sido el modelo de la Atlántida. Yo creo que la Atlántida existió realmente. Platón cita a un sacerdote egipcio: < Desde antiguo registramos y conservamos en nuestros templos todo aquello que llega a nuestros oídos acerca de lo que pasa entre vosotros, aquí o en cualquier otro lugar, si sucedió algo bello, importante o con otra peculiaridad.> Dado que la tercera Milenio antes de Cristo sacerdotes egipcios pueden tener información sobre la Península Ibérica a través de los contactos entre la Península Ibérica y el Mediterráneo oriental. Después de la destrucción de la Atlántida en 1200 antes de Cristo Tartessos se ha establecido, tal vez en la misma zona.La imagen de satélite no es creado por Kuehne. La ubicación de los círculos dibujados han sido determinadas por mí. Kuehne ha visto la imagen de satélite para el día de hoy nunca en el original.Que había encontrado por la obra de Adolf Schulten 1996, una posición aproximada en que la Atlántida podría haber sido localizado. He ordenado para esta zona es un solo satélite Yo ordenado para esta zona es un solo satélite de la empresa Euromap. La información que tengo muchas fotos está mal.Acordar esta imagen he descubierto segmento circular, el diámetro en la proporción con los anillos de terrenos y los anillos de agua indicados por Plato.En enero de 2003 me dio una recitación y presentar informes sobre. El periódico local publicó dos veces referente a mi descubrimiento. Kuehne aprendido a través de estos artículos de mi ubicación(1). Él me contactó. Yo di Kuehne algo de información. Con esta información y la imagen de satélite de los artículos de prensa(2) y otras imágenes de satélite que Ulf Richter y Georges Diaz-Montexano el foro de Internet han presentado por disponibles, Kuehne ha encontrado el lugar (3). Publicó esta localización en un artículo sobre sus teorías sobre la Atlántida y Tartessos en la edición de Internet de la revista en junio de 2004 (4).La revisión de este artículo en BBC News (5) atrajo la atención mundial.En una entrevista (6), admite:¿Y Werner Wickboldt?
... El autor de este trabajo fue Werner Wickboldt, quien a través de la compañía Euromark (Euromap) obtuvo fotos tomadas desde un satélite hindú. Esas imágenes las recibió en 1996. Eran varios miles de fotos satelitales que, durante los años siguientes, analizó cuidadosamente (sólo un imagen!). En enero de 2003, dio a conocer su trabajo y puso el énfasis en que los habitantes de la Atlántida y los llamados «pueblos del mar» provenían de España. Werner Wickboldt mostró que las imágenes obtenidas por satélite revelaban la existencia de esas estructuras rectangulares y el famoso «anillo». Un mes después contacté con Wickboldt y le pregunté si las descripciones eran realmente tan exactas como afirmaba. Yo quería saber si efectivamente había descubierto la formación del anillo y si se reconocían sin dificultad los dos rectángulos de los templos. Esto se hizo público bajo mi nombre y fue un error. Todo el mérito del descubrimiento es de Wickboldí. Esto tiene que quedar muy claro en los medios de comunicación. El autor de ese hallazgo es Werner Wickboldt.
¿Qué interpretación hace usted de las fotos?
Yo quería confirmar las estructuras rectangulares. Opté por Internet y así entré en contacto con el foro de Atlantis Rising, donde pregunté si alguien tenía conocimiento de fotos satelitales donde pudiese confirmar la teoría de Werner Wickboldí. El Sr. Georgeos Díaz-Montexano fue el único que respondió a mi petición, enviándome fotos que avalaban la realidad de esas estructuras rectangulares. Pero no pude ver en sus imágenes el anillo. En los casos de fotos obtenidas por satélite siempre cabe la posibilidad de que todo se deba a efectos de luz y sombras o a la misma atmósfera. Esto es algo que siempre se debe tener en cuenta. Por eso, yo he comprobado la teoría estudiando y comparando críticamente las imágenes captadas desde diferentes perspectivas. Las fotos satelitales que me facilitó el Sr. Georgeos Diaz son independientes de las de Werner Wickboldt Lo que ignoro es de dónde las obtuvo Díaz.>. Las imágenes de satélite de Díaz-Montexano cumplir con la imagen de satélite de http://atlas.andaluciajunta.es/ (7). El Foro de Internet admite Kühne: I never claimed that the ideas I presented in my article are my own (Yo nunca afirmó que las ideas que presenté en mi artículo son mías).
La publicación se le solicite un equipo de investigadores españoles del CSIC en 2005 para examinar la hipótesis de una investigación preliminar. La investigación continuó en los años siguientes. Se informará anualmente (10). Tenían la intención de 2009: Son dos los objetivos. El primero es practicar un tipo de prueba de contrastación no realizada hasta ahora, pero que sería más directa y concluyente para confirmar o invalidar la hipótesis de Wickboldt y Kühne en su aspecto fundamental: la existencia de restos arqueológicos de época protohistórica o anterior en el subsuelo de la marisma de Hinojos. Este tipo de prueba es el sondeo arqueológico, a realizar en varios puntos del área de estudio. El segundo… Sus resultados de 2009 no podía romper mi hipótesis. Los restos cerámicos de época calcolítica para apoyar mi hipótesis.La ubicación es sólo una parte de mi teoría de la Atlántida. Otros aspectos incluyen:
Las conexiones entre la Península Ibérica y el Oriente Medio durante la 3 ª Milenio aC. A través de estos contactos, los sacerdotes egipcios han recibido información sobre la Península Ibérica. La información que tienen, como se cita más arriba, registrada por escrito.La descripción de Platón de la Atlántida está bien confirmada por la investigación de la arqueología del sur de España.(1)https://www.newsclick.de/index.jsp/menuid/2164/artid/1146232, https://www.newsclick.de/index.jsp/menuid/2044/artid/1281883
(2)https://www.newsclick.de/epaper/links/BZ/2008/01-Januar/15/BZ/Welt/10.28...,
(3)puestos sólo por Kühne, Richter, y Díaz Montexano, Inglés http://forums.atlantisrising.com/ubb/Forum1/HTML/000685-2.html).
(4)http://antiquity.ac.uk/ProjGall/kuhne/index.html
(5)http://news.bbc.co.uk/2/hi/science/nature/3766863.stm = http://news.bbc.co.uk/hi/spanish/misc/newsid_3781000/3781609.stm
(6)http://www.tartessos.info/html2/cadiz_atlantis01.htm
(7)http://atlas.andaluciajunta.es/atlasweb/atlas/atlas.jsp?tema=2
(8)http://forums.atlantisrising.com/cgi-bin/ubb/ultimatebb.cgi?ubb=get_topi...
(9)Buscar dos veces Wickboldt:
http://www.ebd.csic.es/Website1/Parque/Documentos/Resultados2005.pdf
http://www.ebd.csic.es/Website1/Parque/Documentos/Resultados2006.pdf
http://www.ebd.csic.es/Website1/Parque/Documentos/Resultados2007.pdf
http://www.ebd.csic.es/Website1/Parque/Documentos/Resultados2008.pdf
(10)http://www.ebd.csic.es/website1/Parque/ProyectosParque/resumenes/Resumen...

Añadir nuevo comentario