Se encuentra usted aquí

1992, el escaparate español

Viernes, 2 Junio, 2017 - 06:13
1992, hace ahora veinticinco años, cuando España se convirtió en el escaparate de varias citas internacionales que nos situaron en el centro del mundo.
1

La Olimpiada de todos

Qué mejor carta de presentación que los mejores Juegos Olímpicos de la Historia. Barcelona, y España entera, tronaron de felicidad y orgullo cuando en 1986 se anunció en Lausana que seis años después la gran cita del deporte mundial tendría lugar en la ciudad condal –¡a la quinta fue la vencida!–, imponiéndose a otras urbes como París, Brisbane o Belgrado.

Se multiplicaron las obras con la piqueta de la ilusión. Se levantaron edificios como la torre Mapfre o el hotel Arts y se remodeló el aeropuerto.

Con la inestimable ayuda de los voluntarios, la ciudad se volcó en convertir este evento en una fiesta tan inolvidable y simpática como la mascota Cobi.

Imposible sustraerse a la emoción de ver encenderse el pebetero en la gala inaugural del 25 de julio, a la que siguió una estela de éxitos que no se ha vuelto a repetir: 13 medallas de oro, siete de plata y dos de bronce.

Ha pasado casi un cuarto de siglo, y parece que fue ayer cuando Fermín Cacho, con el dorsal 404, se calzó las botas de siete leguas y, en la última vuelta, desfondó a sus rivales para cruzar firme la meta de los 1.500. En vela, cayeron cuatro oros y una plata, y fue también el verano de Arantxa, la selección de fútbol y el nadador López Zubero. Barcelona ya tenía experiencia en estas lides, pues en 1888 y 1929 la ciudad había sido escenario de sendas exposiciones universales y, en el plano deportivo, en 1936 montó las Olimpiadas Populares –en respuesta a las de Berlín–, cita truncada por la guerra civil.