Se encuentra usted aquí

40 años de secretos: Entrevista a Fernando Rueda

Viernes 26 de Mayo, 2017

Una de las personas de mi entorno que jamás me ha traicionado es Fernando Rueda. Es un reto y un honor compartir tiempo y amistad con un maestro de periodistas como es él y que ha traído a La Rosa de los Vientos extraordinarias exclusivas. Gran parte de lo que somos se lo debemos a él, que se hizo conocido y respetado cuando en 1993 publicó el libro La Casa, el primero en el que destripaba lo que ocurría en el interior del principal centro de poder e Inteligencia de España. Aquel libro rompió esquemas. Era periodismo puro. Estuvo casi un año como el más leído de España… Y ahora cuenta también sus investigaciones en nuestra revista y las comparte con nuestros lectores.

Se cumplen 40 años de la creación del servicio secreto español. Y aprovechando ese momento histórico en la Transición se va a efectuar una edición conmemorativa de ese trabajo. Desde La Casa  (Temas de Hoy) hasta El dosier del Rey (Roca editorial), la veintena de trabajos que ha realizado exudan investigación y periodismo. Aprovechando ese momento, he conversado con él, un regalo que hace la vida y la profesión. Se edita ahora La Casa (Roca editorial) en una edición que conmemora los 25 años de su publicación.

Fue un ejercicio de investigación pura…

No entiendo el periodismo de investigación si no es con el objetivo de controlar al poder. Muchas veces se dice “he hecho una investigación” cuando en realidad lo que se ha hecho es “periodismo de filtración”. Yo sigo creyendo en el periodismo de investigación, el bueno,

que es el que se hizo en los años 80 y 90, que era un reporterismo en el cual el periodista se enfrentaba al gobierno y tenía como objetivo sacar a la luz aquello que no funcionaba bien. Estoy a favor de la democracia, que es, al menos, el mejor de los peores sistemas, porque es un sistema que permite a la prensa actuar con cierta libertad. Ahora se están uniendo muchos grupos mediáticos, pero para que el control del poder se pueda ejercer también debe haber muchos grupos de esos. Y hay otra característica importante: no creo en el periodismo que se casa con el poder y con algunos políticos, porque eso también está ocurriendo mucho ahora.

Da la sensación de que en ese cambio el periodista se ha mezclado demasiado con la empresa periodística.

Los periodistas respetan mucho a las empresas para las que trabajan, pero eso ha provocado que algunos periodistas estén más vinculados a los poderes políticos.

Cuando salió La Casa fue una revolución, especialmente ahí dentro, en La Casa, porque alguien, tú en este caso, había entrado y habías desnudado su interior.

Estoy muy orgulloso de aquello. En España nadie había publicado un libro y una investigación sobre la que es la institución más oculta que existe en nuestro país. Desvelaba cómo eran, qué hacían, etc. Eso permitió sacar a la luz todos los trapos sucios, pero invitó a muchos investigadores a profundizar en ese tipo de periodismo y ejercer su labor. Recuerdo que en un Corte Inglés cercano a donde se encuentra la sede del CESID, el libro se agotó la misma mañana en la que salió publicado. Y se agotó porque alguien de La Casa compró 20 ejemplares… ¿Por qué? Porque hubo cierta convulsión dentro y tuvieron la creencia de que se les acabó el oscurantismo.

En el mundo del periodismo existía cierto miedo a tocar a esta institución, pero tú te atreviste.

Fue un atrevimiento sacarlo en una época en la que apenas se conocía nada de este asunto. La editora de la editorial que lo publicó, Temas de Hoy, Imelda Navajo, dijo que teníamos que mantener el secreto sobre la publicación para evitar que con la excusa de la ley de secretos oficiales se lograra impedir la salida del libro, pero afortunadamente logramos sacarlo adelante, aunque lo primero que hizo Imelda en cuanto entregué el manuscrito fue entregárselo a los abogados del grupo Planeta para que lo leyeran. Después nos reunimos nosotros con los dos abogados. Uno de ellos llevaba el libro lleno de marcas: me decía que había encontrado 1.216 vulneraciones

de la Ley de Secretos Oficiales. Ellos recomendaban cambiar cada una de esas cosas, incluso, aunque no lo dijeron, casi señalan que recomendaban no sacar el libro, pero cambiamos sólo tres cosas y cuando el libro se publicó no hubo ni un sólo problema.

¿Se ha acercado alguien en nombre del CNI o de algún cuerpo de seguridad para intentar captarte o darte algún toque de atención?

Sí. Recuerdo un amigo, que ha estado dentro y cuyo nombre no he dado nunca, que me pidió que escribiera artículos con información que ellos me pasarían y que les viniera bien. Evidentemente, no lo hice. Igualmente, cuando estuve investigando a Perote consideraron que yo estaba pasando información o que tenía algún trato con él. Si daba aquello, me ofrecían lo que quisiera…

Ahora se cumplen 40 años de la creación de La Casa, una institución que es hija de la Transición.

Se decidió hacer desaparecer lo que existía antes y crear un solo servicio secreto, pero durante los primeros años fue básicamente militar y controlado por ellos. No se puede olvidar que fue un servicio que participó activamente en el golpe de Estado, que estuvo vinculado a los GAL, al espionaje masivo… Ahora se van conociendo cosas. Lo que hace falta es una ley de desclasificación y valentía por parte de la clase política para cambiar una legislación anticuada.

De una forma u otra la Inteligencia siempre ha existido.

Como Franco no se fiaba de nadie, prefería tener varios servicios secretos distintos para tener diversas fuentes de información y que no le causaran problemas. Luego sí creó algo que pretendía ser más serio y unificado, que es el Organización Contrasubversiva Nacional.

¿Hubo algún tipo de influencia de esos antiguos servicios secretos en los posteriores, en los que se crean en democracia?

Claro, son ellos los que crean el CESID y los que en esos primeros años controlan la organización, a la que incluso la llevan a estar en el 23F. Una de las cosas que se hacen después es abandonar los militares el servicio.

 

Puedes leer esta interesante entrevista al completo en el número 144 de la revista de Historia de Iberia Vieja. 

Otras entrevistas de:

Añadir nuevo comentario