Cartagena: capital de la Hispania de Bizancio | Historia de Iberia VIeja

Se encuentra usted aquí

Cartagena: capital de la Hispania de Bizancio

Lunes 02 de Julio, 2018

Es un hecho de sobra conocido que el Imperio Romano desapareció de la península Ibérica ante el empuje de los visigodos. Sin embargo, no lo es tanto que el Imperio Romano de Oriente o Imperio Bizantino tuvo también presencia dentro de nuestras fronteras.

Este relativo desconocimiento se debe a que las fuentes históricas son de carácter fragmentario –entre las pocas crónicas de esta conquista se encuentra la Historia Gothorum de san Isidoro de Sevilla–.

El primer episodio de la expansión del imperio bizantino de Justiniano fue la derrota del rey visigodo Teudis en Ceuta, que el emperador quiso aprovechar para reconquistar Hispania, ya que no en vano se consideraba heredero del Imperio Romano.

Paralelamente, sus tropas llegaron a la Cartaginense y de aquí se extendieron también a la Bética, creando colonias en Baza, Málaga o Sevilla, así como a las islas Baleares. Esta provincia recibió el nombre de Spania y tuvo como capital Carthago Nova, ciudad que fue rebautizada como Carthago Spartaria.

Otra ciudad de envergadura en la provincia Spania fue Asidonia (actual Medina Sidonia). En 565 murió Justiniano y sus sucesores no tuvieron la visión ni el acierto suficiente como para conservar la provincia. Al mismo tiempo, los visigodos se fortalecieron y empezaron a acosar militarmente, y de forma muy efectiva, a los bizantinos.

El golpe definitivo a estos se produjo por el abandono de la población local cuando los visigodos se convirtieron al cristianismo (aunque los bizantinos también lo eran, por lo que no había ninguna razón especial para apoyar a unos frente a otros). En cualquier caso, en el siglo VII los bizantinos desaparecieron de las crónicas. Su dominio había durado escasamente 70 años.

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario