MIDIENDO LA TIERRA DESDE AMÉRICA | Historia de Iberia VIeja

Se encuentra usted aquí

Las 5 expediciones por la ciencia más importantes de la historia de España

Lunes, 9 Julio, 2018 - 08:00
La palabra conquistador ha calado hondo en muchos idiomas, y no hay rincón del planeta que no guarde recuerdo hacia algún explorador o aventurero español, resonando por doquier las expediciones de Colón, Magallanes y Elcano, Ponce de León, Pizarro… La nómina es asombrosa. Aunque no sean recordadas, en la historia de España hay muchos ejemplos que, más allá de sus objetivos territoriales o económicos, marcharon a tierras lejanas a la búsqueda del conocimiento. Alejandro Polanco
1

MIDIENDO LA TIERRA DESDE AMÉRICA

Las expediciones de marcado carácter científico fueron siempre más allá de lo que un aventurero solitario podía realizar; por eso, hemos de comenzar nuestro viaje en el siglo XVIII, cuando las sociedades económicas y científicas comenzaron a tener importancia promoviendo “viajes de conocimiento”, aunque, eso sí, siempre con un criterio utilitario. He aquí una pequeña selección de cinco de esas expediciones, un repaso que no es sino una sombra de lo que en decenas de singladuras se llevó a cabo partiendo de la vieja tierra española.

Cada época tiene como referente en producción científica a una potencia económica que se encuentra por encima del resto. Si a lo largo del siglo XX fueron los Estados Unidos, que vino a superar a la Alemania de principios de esa centuria que, a su vez, rivalizaba con la preeminencia británica que brilló en el XIX, fue en el siglo XVIII cuando los franceses se encontraron en la cresta de la ola. Y, cómo no, sus expediciones científicas son las más conocidas de ese tiempo. Las célebres Expéditions géodésiques françaises se proponían medir con la mayor exactitud posible la forma de la Tierra, además de reunir todo tipo de datos geográficos, físicos, botánicos y zoológicos.

Para determinar la forma real del planeta, en medio de diversas controversias y la necesidad de contar con datos cada vez más precisos que fueran en auxilio de los cartógrafos y navegantes, la Académie des sciences de Francia envió una expedición a territorios árticos, hacia Laponia, para realizar precisas medidas geodésicas, al igual que se envió otra expedición a territorio español en el ecuador americano en 1735.

El objetivo era el de medir de forma precisa un arco del meridiano terrestre para verificar la forma real de nuestro planeta. La aventura fue problemática, cuando menos, sobre todo por ciertos problemas económicos y de liderazgo dentro del grupo francés formado, entre otros, por el astrónomo Louis Godin, el naturalista y geógrafo Charles Marie de La Condamine y el matemático Pierre Bouguer.

Ahora bien, aquella gesta sólo pudo completarse gracias al impecable trabajo y al empeño de los miembros españoles del equipo científico, el ingeniero Jorge Juan y Santacilia y el naturalista Antonio de Ulloa. Aquella larga expedición científica por tierras de la Real Audiencia de Quito, en pleno Imperio Español, pudo determinar que, tal y como había afirmado Isaac Newton, el diámetro terrestre es mayor en el ecuador que en los polos.