Se encuentra usted aquí

La geografía ibérica de Sergio Leone

Viernes 26 de Mayo, 2017
Lograr del paisaje ibérico la perfecta imagen de un oeste crudo vasto fue una tarea fundamental para los exitosos westerns de Sergio Leone. Así lo hizo.
Sergio Leone

Con aires de gourmet estrafalario, Leone llegó a conocer la sierra de Madrid y pliegues de Andalucía. A Carlo Simi y a Carlo Leva, del departamento artístico, les había encomendado la misión de zapadores ibéricos: “Hubo localizaciones –confirman Elisabetta y Giuditta Simi, esposa e hija del escenógrafo italiano– que fueron encontradas por el director, como el cortijo El Sotillo, a cinco minutos de San José, en Almería. Otras fueron halladas por el director y el escenógrafo. Y otras por el escenógrafo en solitario. Pero mi padre siempre tenía que someterlas a la consideración del director”.

Los italianos encontraron iglesias huérfanas, conventos siameses a las misiones americanas y aljibes donde el blanco de la cal caía como las hojas de los árboles. Era la generosa oferta histórica de un país azotado por el tiempo. La inmensidad de las vaguadas, el cielo carbonizado, el espejo terroso de los caminos, los colores trigueños y los aparceros mudos.

Al ver por primera vez la película Por un puñado de dólares en un estreno europeo, un crítico de Variety, Hawk, escribió: “Los valores visuales son impactantes. El paisaje español y los interiores de los estudios italianos están combinados para lograr un efecto verosímil del sur del Oeste que debería engañar a todos…”.

Eastwood, como Variety, se sorprendió de la simetría entre los exteriores españoles y norteamericanos. Pero más aún del son laboral. Acostumbrado al ritmo de producción de Los Ángeles, los primeros días conoció “el estilo mediterráneo”. En lugar del fugaz lunch, Leone proponía un almuerzo con abundante pasta y vino tinto. En vez de media o una hora de pausa, la comida se prolongaba durante dos o más horas. Para el actor, ponerse a la tarea con el estómago lleno era predisponerse para filmar a cámara lenta.

 

Puedes leer el reportaje completo en el número 144 de Historia de Iberia Vieja. 

Otros artículos de:

Añadir nuevo comentario